Arri, ese gran fotógrafo